25-10-2021
"Quiera el Pueblo votar"
Por Gustavo Zandonadi (*) @GustavoZandon11

En 1910 un Presidente de la República anunció el envío al Congreso de una serie de leyes para cambiar la forma de votar. Después de largos e intensos debates, en 1912 la iniciativa vio la luz para dar paso a  una reforma electoral que, con algunas modificaciones, llega hasta la actualidad. Fue un hito en nuestra historia, que nos permitió ponernos los pantalones largos frente al país. En ese momento nos convertimos en ciudadanos y empezamos a ser arquitectos de nuestro destino. De eso se trata la cita que tenemos los argentinos este domingo.   

Estamos en veda electoral. Hoy no podemos hablar de política en términos partidarios. No podemos decir las cosas que habitualmente decimos en esta tribuna. No podemos nombrar a nadie. Son horas de reflexión. Horas en que los ciudadanos tenemos que pensar bien, porque vamos a pronunciarnos en democracia. Votar es un derecho, y una obligación.

Es un derecho porque, es la herramienta que tenemos para expresar nuestro sentir en relación al rumbo de la Argentina. Es un compromiso que tenemos con nosotros mismos y puntualmente con nuestros hijos. Que desde chicos nos acompañen al colegio para conocer el trámite que rodean a los 1os comicios y nos vean sufragar, es un ejercicio muy sano porque le estaremos enseñando que ciudadano es el que asume su compromiso cívico. Le estaremos enseñando que vivimos en un país donde apostamos por un sistema en que el ganador no gana del todo y el perdedor no pierde demasiado, lo cual nos impone dialogar para obtener consensos.

Es una obligación, porque ser adultos es ser libre y responsable. La responsabilidad es algo inherente al ser humano. No se puede concebir a una persona que viva en una comunidad desentendida de lo que pasa a su alrededor, sin conexión con el medio que la rodea. La tolerancia, el respeto y la convivencia pacífica son los pilares de la democracia. No debemos perderlos de vista. La historia contemporánea de nuestro país nos interpela, nos pone a prueba y nos desafía a transitar nuestro tiempo conscientes del momento que nos toca vivir.

Nadie dijo que esto era fácil. El camino dista de ser un cómodo y agradable paseo. Tenemos una historia detrás y un abismo por delante que no debemos olvidar. Pero al mismo tiempo tenemos que participar para ser arquitectos de nuestro destino, como lo pensaron hace un siglo los que nos precedieron. La única opción viable es que todos nos comprometamos a cumplir con nuestra parte. Vayamos a las urnas el domingo. Nuestra participación es fundamental para vivir en el marco de las Declaraciones, Derechos y Garantías que nos reconoce la Constitución Nacional.

(*) Estudiante de Periodismo de la Escuela de Comunicación de Editorial Perfil.

Nota de opinión de 10 de septiembre de 2021