26-02-2021
Copa Diego Armando Maradona
Boca, de la preocupación a la tranquilidad por la lesión del Pulpo González
El mediocampista se lastimó el tobillo izquierdo al bloquear un violento remate de Payero en la final de la Copa Diego Maradona contra Banfield. Los estudios descartaron una fractura, aunque el jugador salió rengueando con una bota y ayuda del cuerpo médico.


El título de Boca en la Copa Diego Maradona frente a Banfield dejó secuelas físicas en algunos jugadores como Edwin Cardona, autor del gol en los 90 minutos, Diego González y Jorman Campuzano, pero la más preocupante es la del exRacing y Lanús, quien se dobló el tobillo izquierdo al bloquear un violento remate de Martín Payero sobre el final del encuentro disputado en San Juan.

Lo primero que hizo el Pulpo fue tomarse la rodilla con muestras de mucho dolor, ya que tenía el precedente de una rotura de ligamento cruzado anterior en 2019. Pero luego el cuerpo médico que lo atendió en la cancha constató que la dolencia era en la otra parte del cuerpo. De todas maneras, el jugador tuvo que salir del campo de juego en camilla y hasta en los festejos se lo vio sentado en una silla, con una bota.

El momento de la lesión de Diego González en Boca
Play Video
En cuanto a la obtención del título, el primero en su estadía en Boca, González se mostró "muy contento", sobre todo después de lo que fue el duro golpe ante Santos en la semifinal de la Copa Libertadores. "El equipo supo sobreponerse a las adversidades en un partido muy atípico que tuvimos. Esto es para la gente de Boca que se merecía una nueva alegría, más que para el grupo", declaró en un mano a mano con TyC Sports.

"La obligación la tenemos siempre que nos ponemos estos colores, eso me lo hicieron sentir desde el primer día. No nos debíamos nada, sí teníamos que cambiar la imagen, pero creo que el equipo estuvo a la altura y fue justo ganador. Merecíamos haber ganado en los 90 minutos y no sufrir en los penales, pero esto es fútbol y se juega así", completó.


Una vez en la clínica de San Juan, donde se realizó una placa en el tobillo, el médico que lo vio dijo que no había nada óseo y que tampoco tenía la zona tan hinchada. Eso le trajo un poco de tranquilidad al mediocampista, quien cambió el semblante al retirarse del establecimiento. De todas formas, habrá que esperar el parte médico oficial de la institución.


"Más allá de la lesión, siento alegría porque pudimos conseguir uno de los objetivos que nos propusimos. Si mañana me toca jugar y repetir la jugada, lo volvería a hacer por el club que me abrió las puertas en un momento muy difícil de mi carrera. Si hay que terminar así, lo haremos. No lloré, no hago eso todos los días. En un momento me asusté porque pensé que había sido la rodilla", declaró el Pulpo antes de volver al hotel.

Y agregó: "Hicimos una placa y el doctor la vio, pero tenemos que ver cómo sigue en estos días para hacer o no otro estudio. Todavía no podemos dar algo que no se vio tranquilo. Sé que estoy en buenas manos si toca recuperarme y sino descansar unos días y volver a la par de mis compañeros. Tengo muchísimas ganas de hacer una buena pretemporada, hace casi dos años que no tengo una y la estoy esperando con mucha ansiedad. La confianza la tengo".