27-05-2019
RUEDA DE PRENSA
Bonadío dijo que fue "político" su apartamiento en una de las causas AMIA
El juez federal Claudio Bonadío le respondió a la ex presidenta Cristina Kirchner, quien lo responsabilizó de haber "paralizado" la causa por encubrimiento del atentado a la AMIA, asegurando que su apartamiento de ese expediente fue "político" y no tiene "nada que ver" con la investigación en la que la senadora electa está imputada por traición a la Patria debido a la firma del Memorándum con Irán.

"Esa causa pasó por tres jueces y está en juicio oral y público. (El ex funcionario menemista Carlos) ¿Corach está acusado? Esa causa la dejé hace diez años (en 2005)", respondió Bonadío en una rueda de prensa en el Rotary Club, cuando se lo consultó sobre los cuestionamientos de la ex Presidenta al presentarse, la semana pasada, en Comodoro Py.

En un escrito que presentó a Bonadío, en el marco de su declaración indagatoria, Cristina expresó: "Usted fue imputado por ser parte del encubrimiento. Usted paralizó esa investigación durante casi cinco años. Fue acusado de proteger a otros imputados".

"Nada. Política. No tengo opinión, no es un tema de opinión. La cámara tomó una decisión", argumentó Bonadío cuando los periodistas le preguntaron sobre los motivos de su apartamiento, y desvinculó la causa que lleva adelante contra la ex Presidenta del juicio oral y público por encubrimiento del atentado a la AMIA, que tiene entre sus acusados al ex presidente Carlos Menem, el ex juez Juan José Galeano, el ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy y el reducidor de autos Carlos Telleldín.

"Acá no se habla de AMIA; la AMIA es el telón de fondo, son dos hechos distintos", declaró Bonadío, quien ahora lleva adelante la causa sobre el Memorándum con Irán, que -según la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman- perseguía el objetivo de proteger a los iraníes sospechados de haber participado del ataque a la mutual judía.

Bonadío aseguró que "no tiene nada que ver", que sólo "muy tangencialmente" está relacionada esa causa con la que él tiene a su cargo y que en el expediente del que fue apartado no investigaba "técnicamente encubrimiento", sino una "serie de irregularidades en la investigación" por el atentado ocurrido en 18 julio de 1994.

"No era técnicamente encubrimiento, eran siete u ocho irregularidades en la investigación", concluyó el juez federal, que tiene en sus manos varias causas en las que está imputada Cristina Fernández.