03-12-2021
"Oleada de despidos y endeudamiento: ¿Qué hacer?"
Por Virginia Gómez  @mavirginiagomez

Tras el cierre de las listas electorales, se conocieron en variadas empresas nuevos despidos, mientras el gobierno decretó el endeudamiento por 100 años, que fue criticado hasta por medios internacionales.

Pepsico, Hutchinson, Walmart, Atucha, Lanxess, son algunos de los nombres de las empresas que en los últimos 10 días, alentados por el discurso gubernamental, avanzaron en planes de ajuste contra los trabajadores.

Ya el INDEC había anunciado una suba en la tasa de desempleo en el primer trimestre del año, que afecta particularmente a las mujeres y los jóvenes. Hubo al menos, 212 mil nuevos despidos y el dato es alarmante en el conurbano bonaerense.

A esta situación hay que sumarle los despidos y/o cierres de PyMES, donde la mayor parte del trabajo no está registrado, y se profundiza la precarización laboral del periodo anterior. Junto a las suspensiones en ramas importantes de la industria, y la carestía de la vida con paritarias a la baja que atacan el salario real.

De conjunto prevalece un escenario donde empeoró la calidad de vida de las mayorías. Y empiezan a asentarse las condiciones que alientan la emergencia social por la desocupación.

Pero a largo plazo, la colocación de un bono de deuda a 100 años, que favorece al capital financiero internacional, le pone una soga en el cuello a la clase trabajadora actual y a las futuras generaciones (incluyendo a la que aún no nacido).

El escenario es complejo. Pero las patronales no sólo avanzan por el visto bueno del Gobierno, sino sobre todo por el rol de las direcciones sindicales que miran para otro lado, perpetuando la tregua.

Los poderosos sindicatos argentinos, en un país de amplia adhesión a ellos, no sólo no juegan ningún rol frente a la política de las patronales, sino que son un actor clave en que los despidos y la pérdida del salario real pasen como agua bajo un puente.

Desde Rodolfo Daer del sindicato de alimentación (gremio en el que están enrolados los trabajadores de Pepsico) en adelante, las tradicionales conducciones sindicales peronistas llaman, como Cristina, a "parar el ajuste en las urnas", sin medidas efectivas de lucha.

Pero los despidos están creciendo hoy, a mes y medio de las PASO, y ninguna boleta garantiza que los trabajadores puedan cruzar los molinetes y fichar la vuelta al trabajo en agosto u octubre.

Este mes y medio quedó demostrado que hay que construir una oposición real al Gobierno, y no solo parlamentaria. Fue allí, donde todos los partidos tradicionales aportaron legisladores que votaron las leyes fundamentales del macrismo; y hasta cuando salió la ley antidespidos, al no ser acompañada por la fuerza de las organizaciones de los trabajadores y sus métodos de lucha, no se frenó el veto presidencial.

Ante el avance de la desocupación está planteado el reparto de las horas de trabajo con la reducción de la jornada laboral a 6 horas, entre todas las manos disponibles, garantizando un salario igual al costo de vida familiar. Para eso es indefectible, enfrentarse a los grupos económicos concentrados y las patronales nacionales, que apenas no les cierra una cuenta, atacan a los trabajadores para mantener sus niveles de ganancia. Pero también para avanzar en ese sentido, es inevitable direccionar la fuerza de los sindicatos a favor de los intereses de los de abajo.

Para esa enorme tarea, donde se juega el futuro de varias generaciones, está planteado reagrupar la fuerza social de quienes están decididos a enfrentar a las clases dominantes sin tener las manos atadas. Rodear de solidaridad a los trabajadores de Pepsico que no se resignan frente a esta situación, y por eso permanecen en la planta, es una parte fundamental del quehacer actual; junto con aprovechar en esta campaña electoral el hastío de importantes sectores de la población con los partidos tradicionales responsables de esta situación, para fortalecer con el Frente de Izquierda, la fuerza social de trabajadores, jóvenes y mujeres que quiera prepararse en mejores condiciones para la etapa que se avecina luego de las elecciones.

Virginia Gómez. Exclusivo para Cadena BA. 3/07/2017

Licenciada en Ciencia Política (UBA). Docente. Staff de "La Izquierda Diario"